Cápsula para enfrentar temores durante pandemia

por | 23 Jun, 2020

El contexto actual está provocando en nuestros niños preocupación, miedos y malestar emocional debido a la incertidumbre. Esto puede generar cambios que no comprendemos, pero para ellos es crucial en estas circunstancias contar con el apoyo familiar. Es importante comprender la aparición de estas emociones y conductas dentro del contexto en que se gatillan, entendiendo que son síntomas de un situación anormal.

Para esto, el equipo de psico-orientación ha creado la cápsula «Tengo miedo, ¿Qué hago?», para que las familias puedan entender y afrontar de mejor manera los miedos que podrían acomplejar a sus niños(as) durante este período. 

 

Tengo Miedo, ¿Qué Hago?

El contexto actual está provocando gran preocupación, miedos y malestar emocional debido a la incertidubre que generan las posibles consecuencias que este conlleva. Es importante comprender la aparición de estas emociones y conductas dentro del contexto en que se gatillan, entendiendo que son síntomas de una situación anormal.

El miedo es una emocion desagradable, pero muy necesaria y adaptativa. Sin embargo, cuando sentimos miedo intenso y extremo, nos puede llevar a un bloqueo emocional que nos anula la capacidad de reacciónar o de buscar soluciones o alternativas que nos ayuden a estar mejor.

La huella psicológica del coronavirus a nivel individual va a depender, en gran medida, de cómo cada persona gestione esta situación y de la red de apoyo con la que cuente. A continuación te mostramos una guía práctica de cómo detectarlo y ¡qué hacer para mejorar tu bienestar emocional con los recursos que tienes a tu alcance!

1. Los niños/as pueden presentar retrocesos en ciertas conductas, requiriendo mayor dependencia de los adultos.

Recomendamos:

Identifique qué hay detrás de esa recesión en la conducta de su hijo(a) y qué busca. ¿Qué necesita mi hijo(a)? Acoger esa necesidad, contenerla y buscar estrategias que lo(a) ayuden a ir retomando la conducta ya adquirida.

2. Niños(as), adolescentes y adultos pueden presentar insomnio o dificultades para mantener un sueño reparador.

Recomendamos:

Acompañe a su hijo/a al momento de dormir, acoja sus emociones mediante la escucha y contención física (abrazos o caricias). Con niños/as más pequeños/as pueden rezar en conjunto, leer un cuento o cantar una canción que le genere tranquilidad.

3. Permanente estado de alerta o vigilancia a las posibles fuentes de contagio, presentando reacciones alarmantes.

Recomendamos:

Sigue las medidas de precaución recomendadas por el MINSAL, menciónaselas a tu familia como una manera de cuidarnos, sin sobre alarmar y sin retos por no cumplirlo. Todos/as estamos aprendiendo y estas medidas son culturalmente nuevas.

4. Niños/as, adolescentes y adultos pueden tener dificultad para concentrarse o interesarse por otros asuntos, ya que ocupan gran cantidad de tiempo y energía pensando en lo que les asusta.

Recomendamos:

Dirige tus pensamientos a otro lugar, puedes realizar meditaciones pequeñas, respiraciones profundas, hacer una rutina de ejercicios, realizar alguna actividad artística o recreativa, etc. También puedes probar repitiendo frases o palabras que te calmen y ayuden a tener un pensamiento positivo, la mente responde a tus pensamientos. “Todo va a estar bien”, “Soy saludable” , «Acepto lo que llega a mí con gratitud”.

5. Constante preocupación y pensamientos por el estado de salud de sus cercanos y el propio.

Recomendamos:

Informa a tus seres queridos de manera realista. En el caso de niños/as o ancianos, proporcionarles explicaciones veraces y adaptadas a su nivel de comprensión. Evita la sobre información, podría aumentar su sensación de riesgo y nerviosismo innecesariamente.

6. Síntomas físicos como aumento del ritmo cardíaco, respiración acelerada, sudoración o temblores inesperados.

Recomendamos:

Realiza respiraciones profundas, aprieta o abraza con fuerza algún objeto como un cojín para luego soltarlo y relajar tus músculos, toma agua o alguna infusión o té relajante (melisa, manzanilla, valeriana).

 

Hay veces que es necesario pedir ayuda para sentirnos cuidados y aumentar nuestros recursos y estrategias para poder afrontar situaciones complicadas. Si el malestar debido al miedo actual está generando consecuencias profundas y permanentes en el bienestar psico-emocional, es necesario buscar ayuda profesional.

Con cariño, se despide,

Equipo de Psico-orientación.

Enlaces y Documentos

Cápsula "Tengo Miedo, ¿Qué Hago?"
Cápsula "Expresemos Nuestras Emociones"
Cápsula "Motivándonos Para Aprender Cada Día Mejor"